carnevale radiologia intervencionista

Embolización de Fibromas Uterinos

imagem que representa o útero feminino

CONSULTAS: Tel.: +55 11 3237 1616

POR

ESP

ENG

Ese tratamiento, que también se conoce como embolización de las arterias del útero, se indica a mujeres con síntomas causados por fibromas uterinos (tumores benignos del útero). Los fibromas, a pesar de que son benignos, pueden causar sangrados vaginales excesivos, principalmente durante la menstruación (flujo menstrual abundante) o por períodos prolongados (metrorragia), dolor o sensación de presión en el vientre y aumento de la frecuencia urinaria. Hay mujeres que pueden sentir dolor durante las relaciones sexuales a causa del crecimiento de los fibromas.

 

El tratamiento conocido como Embolización (oclusión del flujo sanguíneo que llega al fibroma) se lleva a cabo por medio de rayos X (fluoroscopía) y anestesia epidural o raquídea. Es una técnica mínimamente invasiva y se desarrolla al insertar un catéter fino (de 2 mm de diámetro) en la ingle de la paciente. Normalmente, hay dos vasos (arterias) que llevan la sangre al útero, en el cual están los fibromas. Las microesferas (parecidas a granos de arena) obstruyen las arterias que alimentan el fibroma con sangre y no causan daños al organismo. Esas esferas se inyectan directamente dentro de los fibromas hasta su desvacularización total. El objetivo es causar un “infarto benigno” de los fibromas proporcionando la interrupción de las funciones, la reducción de tamaño de esos tumores y el control de los síntomas.

 

La embolización del fibroma es un tratamiento de reconocimiento mundial con más de 20 años, probando ser seguro, eficaz, durable y mucho menos invasivo que la cirugía tradicional. Médicos radiólogos intervencionistas, con formación adecuada para su ejecución, la realizan como una alternativa a la retirada del útero y/o de los fibromas.

 

Los fibromas ocurren en un porcentaje de un 20% a un 25% de las mujeres en edad fértil y un 10% a un 20% de las pacientes presenta síntomas. Las mujeres nacidas en continentes como África y América presentan un riesgo de desarrollo de la enfermedad de un 50% más. En los Estados Unidos, de las 600.000 cirugías tradicionales de retirada de útero llevadas a cabo cada año, un 30% se desarrolla a causa de fibromas. Tras la embolización, la mujer recibe el alta hospitalaria en las primeras 24-48 horas, permitiéndole que vuelva a las actividades rutinarias en un período de 7 a 10 días.

Los resultados demuestran que es posible tratar la mayoría de las mujeres con fibromas uterinos con la embolización. Sin embargo, todas las pacientes necesitan acudir a un ginecólogo antes y después del tratamiento. Pruebas de laboratorio e imagen como ultrasonido y resonancia magnética se necesitan para analizar cada caso adecuadamente. En investigaciones desarrolladas, la satisfacción con el tratamiento es alta, variando de un 88% a un 94%.

 

El tratamiento es bastante eficaz en ese tipo de enfermedad, sin grandes obstáculos relacionados con el tamaño o número de tumores. Es posible tratar uno o más fibromas a la vez solo con una embolización. La reducción del tamaño de los tumores puede llegar hasta un 70% en el período de seguimiento, pero la mejora de los síntomas puede ocurrir independientemente de una reducción significativa. La reducción promedio del tamaño de los fibromas y del volumen del útero varía de un 40% a un 60%.

 

Fuente: http://www.sirweb.org/medicalprofessionals/GR_PDFs UFE_Grand_Rounds.pdf

 

Todos los derechos reservados - 2015